Los oficinistas se volverán deformes en 20 años por su dependencia a la tecnología

Se tenía que haber dicho y se dijo, pasar extensas horas laborales en una oficina es una realidad para cientos de millones de personas en el orbe. 



En un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que, en países emergentes, el promedio anual de tiempo fuera de casa para un trabajador común y corriente es de hasta 2,246 horas.

Claro, esto no garantiza que los empleados se desempeñen en un ambiente cómodo, sano y libre de riesgos. De hecho, hasta el trabajo de escritorio simple, puede traer consecuencias negativas a la salud a largo plazo.





Si llevas ya algunos años trabajando en alguna oficina, quizá ya has comenzado a notar los primeros estragos de estar más de ocho horas sentado frente a un monitor de computadora: dolores de cabeza, de espalda, problemas de postura, irritación en los ojos, depresión, etc.




Pero todo escenario malo puede empeorar. Al menos así lo estiman investigadores de la empresa inglesa Fellowes, que fabrica artículos de oficina y muebles para estaciones de trabajo.


Sus investigadores ya le adelantaron al mundo cómo se verá un oficinista común y corriente, si las condiciones laborales en las oficinas no comienzan a cambiar de inmediato.


Con la ayuda de un especialista en evolución conductual y un selecto panel de médicos expertos de ergonomía, crearon a la muñeca Emma, la oficinista del año 2040:





De acuerdo a los especialistas, Emma luce tan diferente, porque tiene problemas típicos de los oficinistas en su cuerpo, a lo largo de toda su vida laboral.


La muñeca realizada a tamaño real comenzó a ser oficinista alrededor de 2014, así que para 2040 todos sus conflictos de salud estarán muy arraigados.





Después de 26 años de más de 8 horas de trabajo diario, y siempre sentada frente a un monitor reluciente, Emma tiene ojos resecos, joroba, muñecas hinchadas, e incluso nariz y orejas más peludas de lo normal.


Si tu ritmo de vida parecido al de Emma, Fellowes te advierte: es muy posible que termines pareciéndote a ella.




Cabe mencionar que el panel de médicos que contrató Fellowes (entre traumatólogos y fisioterapeutas) también estimó que, en el futuro, la mayor parte de quienes hayan sido oficinistas tendrán varices.

Lo anterior, debido al flujo sanguíneo deficiente por permanecer sentados largos períodos de tiempo.


Cada oficinista tiene hábitos y costumbres diferentes, pero sin duda el bienestar de las personas en su lugar de trabajo debería ser prioridad en todos los ámbitos.




Anuncio
Anuncio
BERIKAN KOMENTAR ()