El niño que regreso de la muerte (Leyenda urbana)

Hace 20 años nosotros vivíamos en una colonia cerca de la Nogalera, no quisiera decir en cual colonia exactamente, pero aquí vivía una señora muy buena llamada doña Martha que tenía un hijo de mi edad, aquel niño y yo tendríamos cerca de los 10 años, un día aquel niño enfermo e inevitablemente murió.


Ese fue un golpe muy fuerte para Doña Martha quien empezó a perder la cordura y entonces hizo algo espantoso, Doña Martha embalsamo el cuerpo de su hijo, pero no lo enterró, ella se llevó el cadáver a su casa y empezó a tratar al cadáver del niño como si todavía estuviera vivo.

Como ella era una muy buena vecina muchos la visitaban para darle ánimos, mi mama me llevo varias veces a su casa ya que eran amigas y le ofrecía todo el apoyo posible, a veces era perturbador ver el cadáver del niño sentado en el sillón y a Doña Martha tratando de darle de comer.


Era evidente que la mujer ya no estaba bien de la cabeza, en la colonia había un brujo bueno a quien se le conocía como Don Eusebio, el practicaba magia blanca, leía el futuro y conocía de herbolaria, la gente de la colonia le tenía mucho respeto y también le tenían cariño pues ayudaba a mucha gente.


Un día Doña Martha fue con él para pedirle que por favor regresara a su hijo de la muerte, era evidente que el cuerpo del niño ya se estaba pudriendo y el hedor que despedía ya era algo insoportable es por ello que doña Martha estaba cada día más desesperada sin poder aceptar la muerte de su hijo.


Don Eusebio le dijo que él no podía hacer eso, que él no podía intervenir con la voluntad de Dios padre y que debía de darle santa sepultura al niño, Doña Martha desesperada ignoro el consejo de Don Eusebio y empezó a buscar ayuda con brujas de magia negra.


Le recomendaron una bruja muy poderosa en especial de magia negra que aun a la fecha vive en General Cepeda, Doña Martha fue con ella y por algunas semanas no supimos de ella, muchos pensaban que se había mudado a otro lado, otros que tal vez se había quitado la vida, sin embargo, una mañana Doña Martha apareció extremadamente feliz, ella le aseguro a mi mama que su hijo había regresado a la vida.

Después de eso Doña Martha ya no saldría de su casa nuevamente, aunque la gente iba a visitarla, Doña Martha ya no atendía a las visitas, se volvió totalmente ermitaña, sin embargo lo más aterrador apenas empezaba, en las noches a través de la ventana de Doña Martha, la gente aseguraba que el cadáver del niño se movía por si solo atravesando de un cuarto a otro, otros veían que el niño y Doña Martha comían solamente a las 3 de la madrugada y que en efecto el cadáver del niño comía por sí solo, aunque lo que Doña Martha le daba de comida al supuesto niño era carbón y pedazos de pájaros y ratas crudas, la gente estaba aterrada pues también se decía que por las noches el niño salía a la calle y tocaba la puerta de las casas por la madrugada. 


La gente sabía que se trataba del niño porque del otro lado de la puerta se podía percibir su horrible hedor, nadie se atrevía a abrirle, cuando se le pregunto a Don Eusebio si en verdad el niño había vuelto a la vida este nos dijo:  "Eso que está ahí puede verse como el hijo de Doña Martha, pero les aseguro que no es el, es algún tipo de entidad maligna, protejan a sus hijos pues aquel ser buscara devorar algún cuerpo joven para seguir viviendo en este mundo terrenal"
 

Después de esto la gente le pidió a Don Eusebio protección y este puso un tipo de hechizo de protección en las puertas de las familias con hijos pequeños, también puso uno en mi casa, pasaron las semanas, Doña Martha y el cadáver del niño desaparecieron y ya nunca se volvió a saber de ellos, la casa aún tiene los muebles mesas y demás cosas, la casa sigue abandonada, por las noches dicen se pueden ver llamas saliendo de ahí, otros dicen aún se ve el cadáver del niño paseando por ahí y otros más que por las noches en la calle de vez en vez se percibe el olor horrible del cadáver en descomposición de aquel niño, gracias por leer mi historia...
Anuncio
Anuncio
BERIKAN KOMENTAR ()