Los anillos de Saturno están desapareciendo y pierde su magnificencia.

Los extraordinarios anillos de Saturno podrían desaparecer muy pronto, debido a causas naturales y sorprendentes.



Los científicos de la NASA recientemente han confirmado que Saturno está perdiendo sus anillos, a una velocidad muy superior a la estimada por los cálculos realizados en las misiones Voyager 1 y 2.

Los anillos están desapareciendo debido a que son lanzados hacia el planeta por la fuerza de gravedad del mismo planeta, como si se tratase de una lluvia de partículas de hielo.




El científico Dr. James O’Donoghue, del Cetro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, nos comenta que la cantidad de “lluvia de hielo” que está cayendo sobre Saturno podría llenar una piscina olímpica en media hora, lo que provocará que todo el sistema de anillos de ese planeta desaparezca en algunos 300 millones de años.


El Dr. O’Donoghue es el autor del estudio que verifica la perdida de los anillos de Saturno. 


En su trabajo, explica que la sonda espacial Cassini midió el tiempo de vida del área que está desapareciendo, llegando a la conclusión de que esos anillos se formaron hace 100 millones de años, algo relativamente efímero, ya que Saturno cuenta con una edad estimada de 4 mil millones de años.



Desde hace tiempo una de las incógnitas más grandes de nuestro Sistema Solar es si los anillos de Saturno se formaron al mismo tiempo o mucho tiempo después del nacimiento del planeta, y al parecer la investigación favorece este último escenario.

Entonces es poco probable que los anillos tengan más de 100 millones de años, abriendo la posibilidad de que sean parte de un ciclo temporal.




Una de las teorías más aceptadas acerca de la formación de los anillos, es que, si surgieron después del nacimiento del planeta, podrían haberse formado cuando las pequeñas lunas en órbita circundante a Saturno colisionaron entre sí, a causa de la gravedad o por el impulso del impacto de un asteroide.


Fue la nave espacial Voyager la que obtuvo los primeros indicios de que existía una lluvia de anillos en Saturno, ya que logró captar variaciones en la atmosfera superior, en la densidad de los anillos y tres bandas oscuras que rodean el planeta en las latitudes del norte.



Los anillos de Saturno están compuestos por trozos de hielo, algunos con un tamaño de unas cuantas micras y otros de varios metros.

Estos trozos o partículas quedan atrapadas entre la atracción de la gravedad del planeta (que los regresa a la superficie) y la velocidad orbital, cuyo objetivo es arrojarlos al espacio.
Anuncio
Anuncio
BERIKAN KOMENTAR ()