La piedra más extraña del sistema solar descubierta en la Tierra.

En la parte occidental de Egipto se encuentra el Gran Mar de Arena, que cubre una enorme extensión de 45,000 kilómetros cuadrados y continua en el este de Libia.


Una región de este vasto desierto está llena de cristales amarillos, cuyos orígenes muchos científicos se creen que son de otro mundo.


Mientras se investigaba este campo de vidrio, se descubrieron piedras pequeñas que contenían diamantes que desafían todas las nociones preconcebidas sobre la formación de nuestro sistema solar.

ADEMAS: Júpiter protector de la Tierra

En 1996, el Dr. Aly A. Barakat exploraba un área del Gran Mar de Arena donde abunda el vidrio del desierto.


Conocido como el campo libio de vidrio, esta región de 4,000 kilómetros cuadrados está cubierta de pedazos de vidrio amarillo que desconcierta a los investigadores.



Es muy similar a la Trinitita, el vidrio formado en el desierto de Nuevo México debajo de la primera explosión de la bomba atómica que fue apodada "Operación Trinidad". 

Este vidrio era muy importante para los antiguos egipcios, como lo demuestra su uso en joyas que adornaban a las momias de los faraones, incluido Tutankamón.

La exploración de Barakat en 1996 recolectó algunas piezas de piedras aparentemente poco espectaculares que estaban rodeadas por este misterioso cristal amarillo.


Estas piedras han sido nombradas en honor a Hypatia, Hypatia fue una famosa astrónoma y matemática en Alejandría, Egipto que vivió durante los siglos IV y V d.C.



Tras un análisis más profundo de los isótopos de nitrógeno y gases nobles, se anunció en 2013 que estas piedras eran de origen extraterrestre.

Esto fue seguido por un anuncio de 2015 que indicaba que las piedras de Hypatia no provenían de ningún cometa o impacto de meteorito.


Lo que realmente hizo que los científicos se sentaran y tomaran nota fue la revelación de que las piedras eran de carbono casi puro con muy poca sílice, lo contrario de lo que se observa en cualquier otro meteorito o fragmento de cometa analizado hasta la fecha.


Además, los diamantes de choque tienen relaciones de isótopos de nitrógeno inusuales a diferencia de las que se encuentran en la tierra, lo que lleva a los investigadores a creer que se formaron antes de que un objeto en curso de colisión entrara en nuestra atmósfera.



"Podemos pensar en la masa mal mezclada de un pastel de frutas que representa la mayor parte del guijarro de Hypatia, lo que llamamos dos 'matrices' mixtas en términos de geología", dijo el investigador principal Jan Kramers.

"Las cerezas y nueces en el pastel representan los granos minerales que se encuentran en las 'inclusiones' de Hypatia.


Y la harina que espolvorea las grietas del pastel representa los "materiales secundarios" que encontramos en las fracturas de Hypatia, que son de la Tierra ". Esta analogía de hornear se vuelve aún más extraña debido a la presencia de algunos componentes extremadamente raros.


Se encontró aluminio metálico puro, el aluminio nunca se encuentra en esta forma en la tierra y se cree que es extremadamente raro en nuestro sistema solar.



Un descubrimiento aún más asombroso fue una aleación de fósforo y níquel que no contiene hierro, esto nunca se ha observado antes.

Kramers continuó diciendo: "Aún más inusual, la matriz contiene una gran cantidad de compuestos de carbono muy específicos, llamados hidrocarburos poliaromáticos, o PAH, un componente principal del polvo interestelar, que existía incluso antes de que se formara nuestro sistema solar.


El polvo interestelar también se encuentra en los cometas y meteoritos que no se han calentado durante un período prolongado en su historia ". El profesor sudafricano cree que los datos le dicen que el proceso de formación debe haber sucedido muy lejos del calor de una estrella como nuestro Sol.




Estas son regiones de nuestro sistema solar de las que actualmente sabemos muy poco.


"Hypatia se formó en un ambiente frío, probablemente a temperaturas inferiores a la del nitrógeno líquido en la Tierra.


En nuestro sistema solar habría estado mucho más lejos que el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, de donde provienen la mayoría de los meteoritos.


Los cometas provienen principalmente del Cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno y unas 40 veces más lejos del Sol que nosotros.


Algunos provienen de la nube de Oort, incluso más lejos.




Sabemos muy poco sobre las composiciones químicas de los objetos espaciales que existen.


Así que nuestra próxima pregunta profundizará en el origen de Hypatia ", concluyó Kramer.


 ADEMAS: ¿Qué pasaría si la Tierra fuera un planeta errante?

¿Y si este vidrio amarillo fue formado por Hypatia explotando con la fuerza de una bomba atómica que deja solo pequeñas piezas de sí mismo como pistas para futuros investigadores, en ese caso, dónde está el cráter? 


Resulta que un posible candidato para el cráter creado a partir del evento que produjo todo este vidrio nuclear, era demasiado grande para ser visto, excepto desde el espacio.


No fue hasta 2007 cuando el científico espacial egipcio Farouk El-Baz y el geomorfólogo Eman Goneim analizaron los datos recopilados por los satélites en órbita que descubrieron lo que creen que es un cráter de 30 kilómetros de diámetro que bien podría explicar los orígenes del cristal del desierto e Hypatia.

Llamaron a la formación que descubrieron el cráter Kebira, pero debido a su ubicación remota, se han realizado pocas investigaciones adicionales.
La piedra más extraña del sistema solar descubierta en la Tierra. La piedra más extraña del sistema solar descubierta en la Tierra. Reviewed by Checof Villanueva on 13:15:00 Rating: 5