Krampus, el terror de la Navidad

Todos los años en Nochebuena, el alegre Santa Claus visita a todos los niños del mundo. Él da dulces y regalos a todos los niños buenos, y trozos de carbón a todos los malos. Es de conocimiento común que Santa Claus es San Nicolás, un obispo griego que vivió en lo que ahora es Turquía, y era conocido por su generosidad.


Lo que es menos conocido, es su compañero de viaje. En el calendario cristiano, la fiesta de San Nicolás es el 6 de diciembre. Pero la noche anterior, en Austria, una criatura demoníaca acecha las calles, buscando niños traviesos. 

Él puede golpearlos, o ponerlos en su canasta y llevarlos al infierno, o devorarlos en su guarida. Él es conocido como Krampus, pero ¿es real? Los informes de Krampus se remontan a cientos de años.

Más comúnmente, el Krampus es descrito como un humanoide mitad cabra, mitad demonio, con grandes cuernos, colmillos, una cola larga, una pezuña hendida y un pie humano reconocible. 



Su cuerpo está atado por cadenas, que vibran cuando se acerca. Además de la canasta en su espalda, también lleva un puñado de ramitas o palos, a menudo de abedul. Krampus dejará estos bastones en las medias de los niños traviesos, o los usará para golpear a los niños mal portados. 

ADEMAS: El enigma de las Hadas de Cottingley al descubierto.

En la noche del Krampus, los niños desaparecían, eran secuestrados por Krampus y arrojados a los arroyos para que se ahogaran. Se creía que aquellos cuyos cuerpos nunca se encontraron fueron llevados más allá de nuestro mundo para quemarse en el fuego del infierno, o para ser digeridos en el vientre de Krampus.


Los orígenes de Krampus son un gran misterio. Las primeras historias confirmadas de Krampus provienen del siglo XVI, pero los historiadores creen que los avistamientos de Krampus datan de hace un milenio. 



Se originan en los remotos valles alpinos de Austria. La mayoría de los folcloristas creen que Krampus es anterior al cristianismo, e incluso puede ser el hijo de Hel de la mitología nórdica. 

El nombre se deriva de la palabra alemana krampen, que significa garra. Se le ha asociado con Santa Claus desde el siglo XVII. El folclorista Maurice Bruce argumenta que es cuando las cadenas se agregaron a las historias, como un símbolo de los demonios paganos que fueron conquistados por la verdadera fe. Para los cristianos, krampus es tan real como Santa.


No todos los cristianos dieron la bienvenida a Krampus a sus tradiciones. Krampus fue prohibido en Austria bajo una dictadura fascista entre 1934 y 1938, porque fue visto como anticristiano, pecaminoso y, por lo tanto, asociado con los socialdemócratas.



Claro la prohibición fue levantada. Hoy, los austríacos celebran anualmente el krampuslauf, cuando los hombres, a menudo borrachos, se disfrazan de krampus y persiguen a los niños traviesos por la ciudad.


Existen tradiciones invernales similares en toda Europa, generalmente rodeando el concepto del hombre salvaje, que es de naturaleza animal. Esto sugiere que los orígenes paganos de krampus.

Es revelador que las máscaras de madera talladas para krampusnacht (Noche e Krampus) se llamen perchten. Este nombre proviene de la diosa Perchta. Su nombre significa "el brillante" en alemán antiguo, y ella apareció como una mujer hermosa, blanca como la nieve.



Sin embargo, también parecía vieja y demacrada, con un pie extrañamente agrandado, como apéndices inusuales de krampus. 

Ella es el equivalente de La Befana de Italia, la vieja bruja que, el 5 de enero, llena los calcetines de los niños buenos con dulces y deja trozos de carbón para los niños malos. Ella a su vez tiene similitudes obvias con Papá Noel.



Perchta misma puede ser una amalgama de tradiciones celtas y germánicas, pero los estudiosos no están de acuerdo. En 1882, Jacob Grimm concluyó que ella es una deidad precristiana; pero John B. Smith dijo que, como Befana, ella es la personificación de la Epifanía, la celebración cristiana de la manifestación de Jesús. 

Pero los familiares de Perchta no son muy parecidos a Cristo: tienen cuernos, colmillos y colas, y se los conoce como perchten, el mismo nombre que las máscaras krampus.


Estas máscaras cuestan cientos de euros, y no son la única mercancía krampus disponible.

Las tarjetas de felicitaciones Krampus se enviaron desde el siglo XIX, algunas de las cuales muestran una versión más libidinosa de la bestia. En los últimos años, chocolates, decoraciones, películas y programas de televisión han sido inspirados por él. 



Los desfiles anuales de krampus en Europa se han convertido en importantes atracciones turísticas: en la ciudad de Graz, en Austria, la carrera de krampus de 2013 contó con la asistencia de 35,000 personas.

Existen museos dedicados a krampus, conservando ejemplos de los trajes de krampus que se han realizado a lo largo de los años.


Naturalmente, esto ha provocado quejas sobre la comercialización, especialmente desde que la popularidad de krampus comenzó a extenderse en Estados Unidos. La doctora Eva Kreissl dice que krampus se está volviendo cada vez más comercializable, y muchas personas están comprando cuernos de diablo en lugar de sombreros de santa.


Sin embargo, dado que Krampus no distribuye regalos y lastima activamente o incluso mata a los niños, ¿eso no lo convierte en el anti-San Nicolás?
No hay evidencia firme de que exista el krampus más allá de un grupo de hombres borrachos que se visten cada diciembre. 


ADEMAS: El Yeti existe y fue captado en Rusia

Sus orígenes son muy oscuros. National Geographic especula que el atractivo de krampus es su misterio intrínseco. Y mientras krampus realiza las acciones más oscuras, solo las hace a quienes se lo merecen. 


De modo que su temor puede mitigarse al apuntar al culpable, en otras palabras, la justicia de sus acciones.

Por otro lado, su popularidad se puede haber extendido simplemente porque, culturalmente, la Navidad tiende a ser la contemplación agradecida de la encarnación de Dios o la acumulación codiciosa de bienes materiales.
Krampus por lo tanto ofrece un antídoto similar a Scrooge para tradiciones excesivamente religiosas o indulgentes.


Él ofrece la oportunidad de entrar en contacto con nuestras raíces, y quizás incluso canalizar antiguos poderes, olvidados desde hace mucho tiempo.

 
Krampus, el terror de la Navidad Krampus, el terror de la Navidad Reviewed by Checof Villanueva on 10:14:00 Rating: 5