¿Existe el gusano de la muerte de Mongolia?

En 1922, el paleontólogo estadounidense Profesor Roy Chapman Andrews se unió a la Expedición Asiática Central del Museo Americano de Historia Natural.
 

El museo había sido informado por el gobierno mongol de que existía una criatura mortal y sin piernas causando estragos en el desierto de Gobi, lo llamaron el gusano de la muerte de Mongolia.



Según los nómadas, la criatura aterrorizante puede escupir electricidad a largas distancias y matar grandes mamíferos con dos picaduras.


ADEMAS: El Yeti existe y fue captado en Rusia

Andrews no pudo encontrar a la criatura, y casi un siglo después, muchos expertos están convencidos de que es real. El criptozoólogo Richard Freeman ha pasado años estudiando a la criatura y dice que no hay duda de que existe.
 

¿Es el gusano mongol de la muerte real? 



El nombre mongol del gusano de la muerte es, "Olgoï-Khorkhoï", traduce literalmente como "gusano del intestino" debido a su aspecto visceral. 

La leyenda dice que tiene entre 1 y 1,5 metros de largo, de color rojo, con puntas afiladas que sobresalen de su cuerpo en ambos extremos. Se dice que vive de roedores cuando presas más grandes no está disponibles. La criatura es supuestamente exoesquelética, hinchando su piel cuando está en peligro. Es más comúnmente visto después de fuertes lluvias.



Según las tribus nómadas, la criatura obtiene su color rojo después de poner sus huevos en el estómago de un camello. Cuando los huevos eclosionan, toman su alimento de la sangre del camello.

La mayor parte de este conocimiento se ha transmitido a través de boca en boca. Según las historias, el veneno del gusano pone a sus víctimas de un color amarillo enfermizo.



La misión del profesor Andrews fue impulsada por el gobierno mongol. En 1922, el primer ministro del país describió a la bestia: "Tiene forma de salchicha de unos dos pies de largo, no tiene cabeza ni piernas y es tan venenoso que simplemente tocarlo significa muerte instantánea". 

Para una figura de alto perfil hablar con tanta certeza acerca de una criatura legendaria es inusual, y sugiere que puede haber más a solo rumores.


ADEMAS: Dragón vivo captado en China


Reconociendo la expedición en 1926, Andrews describió que se le había dado una tarea: "Ninguno de los presentes nunca había visto a la criatura, pero todos creyeron firmemente en su existencia y la describieron minuciosamente". Pero Andrews no fue el único aventurero que buscó el Gusano de la Muerte. Numerosas expediciones han tenido lugar.


El criptozoólogo Ivan MacKerle, uno de los principales expertos en el Monstruo del Lago Ness, viajó a Mongolia para buscar a la criatura en 1990, 1992 y 2004. Su equipo entrevistó a nómadas que revelaron incidentes locales relacionados con el gusano de la muerte. En uno, un muchacho local jugaba con una pelota amarilla. Su color atrajo a la criatura hacia él. Cuando el muchacho extendió la mano para tocar el gusano, murió instantáneamente.



Cuando sus padres encontraron el cadáver, reconocieron sus síntomas y se fueron a cazar a la bestia. Trágicamente, ellos también fueron asesinados.

Una anciana llamada Puret le dijo a Mackerle que nunca había visto a la criatura, pero había escuchado varios testimonios de primera mano aterradores. Ella dijo "se mueve por debajo de la arena, y cuando quiere matar a alguien, se mueve rápidamente y se comienza a inflar. La burbuja de su cuerpo se hace cada vez más grande y al final el veneno se escurre. 



En su expedición final, Mackerle experimentó un nuevo aspecto en el gusano de la muerte: sus poderes de otro mundo. En una visita a un monasterio budista, Mackerle fue advertido por los monjes que la criatura estaba llena de un "mal sobrenatural" que lo destruiría si entraban en contacto.

La misma noche tuvo una inquietante pesadilla sobre la criatura. Cuando se despertó, su espalda estaba cubierta de misteriosos hilos rojos. Él cree que esto fue causado por el espíritu del gusano de la muerte.


Este alarmante cuento suena fiel a Richard Freeman, que cree que las razones por las que la criatura nunca ha sido capturada son puramente políticas.
Afirma que nunca fue encontrado porque Mongolia estaba bajo el gobierno comunista que ahora criminaliza la búsqueda del gusano, insistiendo en que no existía y buscarlo era un desperdicio de recursos.



Sin embargo, las condiciones geográficas pueden descartar cualquier posibilidad de que el gusano de la muerte sea real. Críticamente, el Desierto de Gobi es demasiado caliente para los anélidos (o especies de gusanos anillados) muy difícil es sobrevivir en él. Esto significa que, si el gusano de la Muerte existe, no puede ser un gusano. En este caso, es muy probable que sea una clase de nuevo reptil relacionado con el gusano-lagarto o amphisbaenia.

Por otra parte, en 2005, los investigadores del centro de Zoología de Fortean llevaron una expedición a través de mil seiscientos kilómetros del desierto de Gobi para descubrir si el gusano de la muerte era real. Sus hallazgos sugieren que era muy probable que fuera una especie grande de lagarto. Es importante destacar que también concluyeron que sus habilidades sobrenaturales eran probablemente apócrifas y se habían desarrollado a partir de la mitología mongola tradicional.



Con tan poca evidencia de su existencia, es poco probable que el gusano de la muerte sea real.

Dado el número de expediciones que se han dedicado a encontrarlo, parece razonable esperar que algún rastro de él se hubiera encontrado. Muchas de las pruebas de ello provienen de las leyendas nómadas transmitidas oralmente.
¿Podemos realmente creer que es algo más que folklore cultural?



¿Existe el gusano de la muerte de Mongolia? ¿Existe el gusano de la muerte de Mongolia? Reviewed by Checof Villanueva on 15:35:00 Rating: 5