¿Qué pasaría si la Tierra fuera un planeta errante?

Hola amigos, en esta nueva entrada del blog Los Expedientes X, les traemos una duda que me han preguntado bastante en la página de Facebook, por si no la conoces puedes hacerte fan aquí

¿Qué pasaría si el Sol, nuestra estrella madre desaparece de buenas a primeras y la Tierra se convierte en un planeta errante?


Hace poco hicimos una investigación de los exoplanetas a los que seguramente la humanidad partirá después de que acabe con todo en La Tierra.





Bueno comencemos con la explicación, ¿Qué pasaría si el Sol desapareciera y la Tierra se convierta en un planeta errante?


La gravedad es una propiedad de todo lo que tiene masa. 


Eso incluye a la Tierra, la Luna, Júpiter, el Sol e incluso a ti, a tu cuerpo. De hecho, si hay alguien que te gusta, pídele que se pare a menos de un milímetro de ti.
 

A esa distancia, acumulativamente, cada átomo de tu cuerpo y cada átomo de su cuerpo se atraerán entre sí con la misma fuerza gravitacional que el Sol está ejerciendo sobre ti en este momento, claro que no sentimos ninguna de esas fuerzas porque, comparadas con la influencia de la Tierra, son básicamente insignificantes. 

No tienes por qué preocuparte por la atracción gravitacional entre ti y una persona a la que abrazas, ni entre tu cuerpo y el Sol, que se ubica a 150 millones de kilómetros de distancia. De hecho, el Sol podría no existir. 


¿Qué pasaría si la Tierra se convierte en un planeta errante? Bueno, sin duda, esto no va a suceder. 


El Sol morirá dentro de miles de millones de años, se expandirá, evaporará nuestros océanos y se tragará a la Tierra entera. 



El Sol no desaparecerá de un momento a otro, la materia y la energía no se esfuman. 


Claro que la materia puede moverse por efecto cuántico, pero con el tamaño del Sol, no hay tiempo suficiente en los billones de años de vida del universo para que algo como eso sea una posibilidad digna de analizar. 


Pero analicémoslo de todas formas, como experimento mental, para ver qué le sucedería a la Tierra sin el Sol.


¿Qué haría o qué podría parecer? En el preciso instante que el Sol desaparece, no nos daríamos cuenta, porque le lleva a la luz del Sol, ocho minutos y veinte segundos llegar hasta la Tierra. Así que, por algunos insignificantes ocho minutos después de la desaparición del Sol, no tendríamos idea. Después, probablemente entraríamos en una situación de pánico y confusión masivos. 


El efecto gravitacional del Sol en la Tierra también tardaría ocho minutos y veinte segundos en cesar, esto se debe a que las ondas de gravedad viajan a la velocidad de la luz. 


Así que veríamos desaparecer al Sol al mismo tiempo que perdemos su influencia gravitacional, la Tierra saldría volando en línea recta, en dirección tangencial a su lugar en la órbita. 

La velocidad finita de la luz y la gravedad harían que, mientras cunde el pánico por la desaparición del Sol, podríamos ver, por un tiempo, cómo nuestros amigos planetarios, un poco más alejados, siguen actuando como si nada hubiera sucedido. 


Sin luz de la luna o del Sol, el universo en sí sería nuestra única fuente de luz visible proveniente del espacio. 


En 2004, Abdul Ahad calculó que la Vía Láctea aporta algo así como 1/300 de la luz de una luna llena. Así que habría suficiente luz del espacio para que veamos un poco, pero claro que aún podríamos usar electricidad y combustibles fósiles por un tiempo. Así que las ciudades seguirían iluminadas con luz artificial, como en una noche normal; solo que sería de noche en todo el mundo. 




La fotosíntesis se interrumpiría de inmediato y esto es muy importante, el 99.9% de la productividad natural de la Tierra es resultado de la fotosíntesis, que necesita del Sol. Sin Sol, las plantas ya no podrían inhalar dióxido de carbono y exhalar el oxígeno que nos permite vivir. 


Pero no hay que preocuparse. colectivamente, los siete mil millones de humanos respiraremos, nuestra atmósfera contiene un trillón de kilos de oxígeno. Así que incluso sin fotosíntesis y con todos los otros animales, insectos y microorganismos que consumen oxígeno, nos llevaría miles de años quedarnos sin oxígeno. 


Las plantas en sí no serían tan afortunadas. Sin Sol, la mayoría de las plantas morirían en pocos días o semanas. Salvo las plantas muy grandes. Los árboles gigantes, por ejemplo, tienen azúcar para producir energía y vivir a oscuras durante años. 


Su problema sería que la Tierra se volvería helada. Tanto que los grandes árboles podrían morir congelados. El agua y la savia que les dan vida se congelarían antes de que se acabara el alimento. 


Actualmente, con el Sol, la temperatura promedio de la Tierra, considerando los lugares cálidos y fríos y las estaciones, es de unos agradables 14°C.  Sin el Sol para agregar energía, la Tierra perdería su calor exponencialmente, lo cual significa que sería rápido al principio y después cada vez más lento. 


Al final de la primera semana sin Sol, la temperatura promedio de toda la superficie sería helada, cero grados Celsius. 

Ahora, temperaturas similares a esas son frecuentes en la Tierra. Estamos acostumbrados. Más allá del pánico, el miedo y los saqueos, durante los primeros días o meses, podríamos arreglárnoslas, pero al final del primer año sin Sol, la temperatura promedio de la superficie mundial sería de -73 grados Celsius, la mejor opción sería mudarse a zonas geotérmicas, como Yellowstone o Islandia. 



Estos lugares serían los pocos refugios seguros para la vida humana sin el Sol. Casi toda la vida terrestre existe gracias a energía extraterrestre de la que depende: la del Sol. 

Pero la Tierra produce su propio calor. A pesar de llevar miles de millones de años vagando por el frío del espacio, la Tierra todavía está muy caliente bajo la corteza, cuando se formó la Tierra, la masa apisonó el centro con tanta presión que se licuó la roca. El 80% restante del calor interno de la Tierra se debe al hecho de que, en lo profundo del núcleo, hay elementos radiactivos que decaen y brindan energía para mantener el núcleo de la Tierra a algunos 5,000 grados Celsius. 


Cualquier persona que no consiga un lugar en uno de estos refugios de calidez, o quizás en una comunidad subterránea que utilice energía nuclear, moriría probablemente durante el primer año sin Sol. 


Durante los 10 o 20 años siguientes, todo se humedecería con rocío. Pero no con rocío de gotas de agua, sino de gotas de aire líquido, que estaría lo suficientemente frío para que los gases que lo componen se condensen o formen nubes y se precipiten, como lluvia al principio y, más tarde, a medida que la temperatura sigue bajando, como nieve. 


En el cuento de ciencia ficción “Un cubo de aire”, de Fritz Leiber, esto ya ha sucedido. 




La Tierra se separó del Sol y, para sobrevivir, una familia debe salir al exterior con un traje especial y recoger un cubo de nieve de oxígeno, llevarlo adentro y colocarlo sobre el fuego para calentarlo y así poder respirar. 


Un año después de la desaparición del Sol, los océanos estarían congelados, hielo de punta a punta. Pero el hielo es menos denso que el agua líquida, por lo que flota. 


Y el hielo es un aislante bastante decente. Así que, por miles de millones de años sin el Sol, podría haber agua en el fondo de los océanos, protegida y aislada del espacio por una capa de hielo de kilómetros de espesor y calentada por ventilas en el fondo oceánico que expulsan agua supercalentada por el interior de la Tierra. 

Esta situación continuaría en la Tierra por un muy largo tiempo. Con o sin Sol. No se volvería un lugar estéril, los extremófilos, como los microbios que viven en las ventilas hidrotermales del fondo oceánico, estarían bien. Viven en las profundidades, lejos de la zona que alcanza el Sol, y producen energía no por fotosíntesis, sino por quimiosíntesis: convierten calor, metano y azufre en la energía que necesitan. Son el alimento de almejas y gusanos de tubo. 


Los extremófilos depositan minerales en las ventilas, por lo que su cadena alimenticia está completa. Es un círculo que no depende del Sol. Estos terrícolas prosperarían si el Sol desapareciera. Vivirían sin dificultad y sin saber siquiera que el Sol no está, o, mejor dicho, sin saber siquiera que alguna vez existió el Sol. 




Es sorprendente pensar que la vida, en una Tierra errante, desplazándose por el espacio sin Sol, estaría perfectamente bien, no se convertiría en una roca muerta, ni en una semilla durmiente. 


La Tierra sería una nave espacial, con pasajeros vivos y energía geotérmica suficiente para miles de millones de años de vida. 




 

Si el Sol desapareciera, la nave Tierra saldría volando en línea recta, a unos solo mil millones de años, habría cubierto 900 billones de kilómetros o 100,000 años luz: un viaje que podría llevarla hasta el otro lado de la galaxia, cerca de miles de estrellas, donde podría caer en la órbita de una de ellas y descongelarse y dejar que sus extremófilos extiendan la vida sobre la Tierra otra vez.

¿Qué opinas? ¿Déjanos tus comentarios?
¿Qué pasaría si la Tierra fuera un planeta errante? ¿Qué pasaría si la Tierra fuera un planeta errante? Reviewed by Checof Villanueva on 12:45:00 Rating: 5